¿Por qué es bueno consumir carne de pollo?


Una alimentación saludable es fundamental para proteger la salud y prevenir enfermedades. La carne de pollo forma parte de la misma contando con nutrientes necesarios para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de nuestro organismo.

Alto contenido de proteínas de excelente calidad


Incorporar proteínas cada día es indispensable para todos, y se requieren en mayor cantidad durante las etapas en las cuales los requerimientos de las mismas se encuentran aumentados: niños, adolescentes, mujeres embarazas y madres lactantes, así como también en personas que realizan deportes.

Bajo contenido calórico


Al presentar fácil remoción de la mayor parte de sus grasas, resulta una carne con bajo contenido calórico. La pechuga en particular, es el tejido muscular que se encuentra en mayor proporción en el pollo y es uno de los cortes de carne más magros del mercado.

Predominio de grasas saludables


Las grasas insaturadas presentes en la carne de pollo ayudan a proteger la salud del corazón. Entre ellas está el acido linoleico, un tipo de grasa esencial que no es fabricada en el organismo y por ello es necesario ingerirla a través de los alimentos que la poseen.

Amplia variedad de vitaminas y minerales


Como las vitaminas del complejo B necesarias para llevar a cabo importantes funciones en el cuerpo y minerales como el hierro que ayuda a transportar el oxigeno a todas las células, fundamental para el buen funcionamiento del cerebro y rendimiento físico; el fósforo forma parte de los huesos y dientes y el zinc esencial para los procesos de crecimiento y defensas del organismo.

El POLLO es un ALIMENTO PROTECTOR
debido a la cantidad y calidad de los nutrientes que aporta


A comer pollo!!!


Muy nutritivo. Suministra proteínas de alta calidad, grasas saludables, vitaminas y minerales.
Muy rico. Posee una combinación única de textura y sabor que hacen a esta carne de amplia aceptación.
Práctico. Resulta fácil de preparar, una vez cocido se puede consumir en platos calientes o fríos.
Rendidor. Con un pollo come toda la familia. Sus menudos permiten acompañar una segunda comida y con su carcasa se pueden realizar caldos de ave tanto comunes como desgrasados.
Versátil. Se pueden elaborar una amplia variedad de comidas y admite diversas combinaciones con alimentos y condimentos.
Tierno. Es una carne que resulta ideal incorporarla entre los primeros alimentos, para complementar la leche materna a partir de los 6 meses de edad.
Trazable. A través del envase identificamos todo su proceso de crianza.
Noble. El proceso de producción mantiene las bondades de este alimento desde la granja a la góndola.
Confiable. Producido con los estándares más altos de calidad.
Siempre disponible en todas las góndolas todos los días del año.
Tradición argentina. Forma parte de nuestros hábitos alimentarios y sabores típicos tan propios.